SAN AGUSTIN

¿Cómo aprender Humildad? ¡Sólo con humillaciones!
(Beata Teresa de Calcuta)

...Llenaos primero vosotros mismos; sólo así podréis dar a los demás. (San Agustín)

Dios no pretende de mí que tenga éxito. Sólo me exige que le sea fiel.
(Beata Teresa de Calcuta)

GOTA

... lo que hacemos es tan solo una gota en el mar, pero el mar sería menos si le faltara esa gota.
(Beata Teresa de Calcuta)

Contento, Señor, Contento (San Alberto Hurtado)

...y ESO ES LA SANTIDAD, DEJAR QUE EL SEÑOR ESCRIBA NUESTRA HISTORIA... (Papa Francisco)

«No ser, no querer ser; pisotear el yo, enterrarlo si posible fuera...».
(Santa Ángela de la Cruz)

Reconoce cristiano, tu dignidad, que el Hijo de Dios se vino del Cielo, por salvar tu alma. (San León Magno)

miércoles, 1 de agosto de 2012

Benedicto XVI pone a San Alfonso María de Ligorio como ejemplo a los sacerdotes

Benedicto XVI: San Alfonso María de Ligorio “Patrono de todos los confesores y moralistas”

Jueves, 31 marzo, 2011

S.S. Benedicto XVI
En la audiencia general del miércoles 30 de marzo 2011, celebrada en la Plaza de San Pedro, el Papa habló sobre san Alfonso María de Ligorio, obispo, doctor de la Iglesia, “insigne teólogo moralista y maestro de vida espiritual”. “Perteneciente a una noble y rica familia napolitana, san Alfonso -dijo- nació en 1696″,ejerció brillantemente la profesión de abogado, que abandonó para ordenarse sacerdote en 1726. El Santo Padre explicó que el santo “inició en los ambientes más humildes de la sociedad napolitana una labor de evangelización y de catequesis, a los que le gustaba predicar, instruyendo sobre las verdades fundamentales de la fe”. En 1732 fundó la Congregación religiosa del Santísimo Redentor. Sus miembros “guiados por Alfonso, fueron auténticos misioneros itinerantes, que llegaban incluso a las aldeas más remotas, exhortando a la conversión y a la perseverancia en la vida cristiana, especialmente a través de la oración”.
Benedicto XVI recordó que san Alfonso falleció en 1787, fue canonizado en 1839 y en 1871 fue declarado doctor de la Iglesia. Este título responde a muchas razones. En primer lugar, porque propuso una rica enseñanza de teología moral, que expresa adecuadamente la doctrina católica, por lo que fue proclamado por el Papa Pío XII “Patrono de todos los confesores y moralistas”.
“San Alfonso -continuó el Papa- no se cansaba de repetir que los sacerdotes son un signo visible de la misericordia  infinita de Dios, que perdona e ilumina la mente y el corazón del pecador para que se convierta y cambie de vida. En nuestra época, donde hay claros signos de pérdida de la conciencia y moral y -hay que admitirlo con preocupación- de una falta de estima por el Sacramento de la Confesión, la enseñanza de San Alfonso sigue siendo muy actual”.
El Santo Padre explicó que “junto con las obras de teología, san Alfonso compuso  muchos otros escritos, destinados a la formación religiosa del pueblo”, como “Las máximas eternas”, “Las glorias de María”, “La práctica de amar a Jesucristo”, obra -esta última- que representa la síntesis de su pensamiento y su obra maestra”.
Tras poner de relieve que el santo napolitano “insiste mucho en la necesidad de la oración”, el pontífice señaló que “entre las formas de oración recomendadas por san Alfonso destaca la visita al Santísimo Sacramento o, como diríamos hoy, la adoración breve o prolongada, personal o comunitaria, ante la Eucaristía”.
“La espiritualidad alfonsiana es eminentemente cristológica, centrada en Cristo y su Evangelio. La meditación sobre el misterio de la Encarnación y de la Pasión del Señor es con frecuencia objeto de su predicación. (…) La piedad alfonsiana también es exquisitamente mariana. Era muy devoto de María, e ilustra su papel en la historia de la salvación”.
Benedicto XVI terminó la catequesis resaltando que “san Alfonso María de Ligorio es un ejemplo de pastor entregado, que conquistó las almas mediante la predicación del Evangelio y la administración de los sacramentos, junto con un modo de actuar basado en una bondad suave, que nacía de una intensa relación con Dios, bondad infinita. Tenía una visión muy optimista de los recursos de bien que el Señor da a cada ser humano y dio importancia a los afectos y sentimientos del corazón, así como la mente, para poder amar a Dios y al prójimo”.
Cfr. Texto completo de la audiencia general: Benedicto XVI: “Quien reza se salva”, san Alfonso María Ligorio

1 comentario:

  1. Les recomiendo que busquen en YouTube un video que se llama El Tercer Secreto de Fátima que fue creado por vaticanocatolico.com. Además explican qué le ha ocurrido a la Iglesia católica después del Vaticano II, cómo estamos viviendo la Gran Apostasía profetizada en la Sagrada Escritura y en las profecías católicas. El link del video es el siguiente: El Tercer Secreto de Fátima y el Fin del Mundo

    ResponderEliminar