SAN AGUSTIN

¿Cómo aprender Humildad? ¡Sólo con humillaciones!
(Beata Teresa de Calcuta)

...Llenaos primero vosotros mismos; sólo así podréis dar a los demás. (San Agustín)

Dios no pretende de mí que tenga éxito. Sólo me exige que le sea fiel.
(Beata Teresa de Calcuta)

GOTA

... lo que hacemos es tan solo una gota en el mar, pero el mar sería menos si le faltara esa gota.
(Beata Teresa de Calcuta)

Contento, Señor, Contento (San Alberto Hurtado)

...y ESO ES LA SANTIDAD, DEJAR QUE EL SEÑOR ESCRIBA NUESTRA HISTORIA... (Papa Francisco)

«No ser, no querer ser; pisotear el yo, enterrarlo si posible fuera...».
(Santa Ángela de la Cruz)

Reconoce cristiano, tu dignidad, que el Hijo de Dios se vino del Cielo, por salvar tu alma. (San León Magno)

lunes, 29 de febrero de 2016

CUARESMA TIEMPO DE ORACIÓN Y PENITENCIA


Quiero misericordia y no sacrificios, 

conocimiento de Dios más que holocaustos.






Señor, Padre de misericordia y origen de todo 
bien, que aceptas el ayuno, la oración y la limosna 
como remedio de nuestros pecados, mira con 
amor a tu pueblo penitente y restaura con tu 
misericordia a los que estamos hundidos bajo el 
peso de las culpas. 
Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y 
reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es 
Dios por los siglos de los siglos.
Amén.


domingo, 28 de febrero de 2016

ORACIÓN POR TODOS LOS SACERDOTES

ORACIÓN POR TODOS LOS SACERDOTES

Oh Jesús!
Te ruego por todos tus sacerdotes.

Te ruego por tus fieles y fervorosos sacerdotes,
por tus sacerdotes tibios e infieles,

 por tus sacerdotes que trabajan cerca o en lejanas misiones,

por tus sacerdotes que sufren tentación, soledad o desolación, por los que se han secularizado y abandonaron el ejercicio del ministerio sacerdotal, por los que han sido suspendidos o expulsados del Ordo Sacerdotalis

por tus sacerdotes tocados por la ignorancia, por los que viven su ministerio, con falta de Fe, Esperanza o Caridad,

 por tus jóvenes sacerdotes, por tus sacerdotes ancianos,

 por tus sacerdotes enfermos, por tus sacerdotes agonizantes,

por los que padecen en el purgatorio.

 Te encomiendo a los sacerdotes
que me son especialmente estimados:

 Al sacerdote que me bautizó,
a los que me absolvieron y absuelven mis pecados,
 a los sacerdotes a cuyas Misas he asistido y asisto, ofreciéndome  tu  Cuerpo y Sangre en la Sagrada Comunión,

a los sacerdotes que me enseñaron e instruyen en la Fe y en la Doctrina de la Santa Madre Iglesia,
a los sacerdotes que me alentaron y aconsejaron servir al Señor, para realizar su Voluntad, en su primera llamada, y a los que me facilitaron recibir los Sacramentos de la Confirmación y del Matrimonio.


 Te ruego, Señor, por todos los sacerdotes,
en especial por aquellos a  los que me liga una deuda de  gratitud, que siempre será impagable.

Especialmente rezaré por los seminaristas, novicios y por todos los elegidos y llamados por el Señor, para servir a los demás, en su Iglesia, y que se encuentran en los distintos centros de formación del mundo.

Igualmente te presento mis oraciones, Señor, por los sacerdotes apresados o encarcelados, ocultos por falta de libertad religiosa,  por los que sufren, por los despreciados y por los abandonados, por los que sienten miedo o tristeza,
 por aquéllos por  los que nadie reza,
por los que son maltratados y agredidos, martirizados.

Por los que omiten o descuidan sus funciones y no obedecen la Doctrina de la Iglesia, por los que se sienten superiores y han olvidado la grandiosa humildad de su ministerio, siempre al servicio de los demás y por aquellos en posible situación de pecado.                                                                                                                                                                                                            
                          

Imprescindible rezar, Señor,
 por los sacerdotes que son fieles, cumplen sus Votos o Promesas y buscan la Santidad,
son Servidores, arriesgan y entregan su vida por los demás, están Felices y Alegres por haber sido elegidos por Dios, y le alaban en los Sacramentos, fomentando la Piedad, que la Iglesia y los Santos han propuesto desde siempre a todos los fieles.
Recibe Señor, mi oración, por las santas actividades pastorales de todos los sacerdotes, por el ejercicio de su ministerio sacerdotal en comunión con la Iglesia y por su sufrimiento y fidelidad en los momentos de dificultad.

                                         Te ruego, Señor, por todos tus sacerdotes.
Ayúdanos para servirles siempre que lo necesiten, colaborando en sus trabajos y actividades, acompañando también en momentos difíciles, facilitando así el ejercicio de su ministerio.
¡Oh Jesús, guárdalos a  todos junto a tu Corazón y concédeles   abundantes bendiciones en el tiempo y en la eternidad!
Que, María, Madre de los Sacerdotes, les cuide siempre.

  Amén.           Recemos     (29.11.15)
 -----------------------------------------------------------------                                                      --------------------------------------------------------                      

Oración por las Vocaciones

Tú que llamaste a tus discípulos a cualquier hora del día sin importar su edad, ni su procedencia, sigue hoy fortaleciendo a tu viña con muchos y santos apóstoles que quieran consagrar su vida en el ministerio sacerdotal.
Envía obreros a tu mies para alimentar con tu Palabra y tu Pan que da la Vida Eterna, a las diócesis más necesitadas de tus ministros.
Que Santa María interceda por aquellos que, imitándola, respondan a la elección del Señor, haciendo cada vez más presente el Reino de los Cielos. Amén.
*************************************************************************************
 
                                                                                                                                                                                                           
Señor Jesús  presente en el Santísimo Sacramento,
que quisiste perpetuarte entre nosotros por medio de tus Sacerdotes, concédenos Sacerdotes santos.
Haz que sus palabras sean sólo las tuyas,
que sus gestos sean los tuyos,
que su vida sea fiel reflejo de la tuya.
Que ellos sean los hombres que hablen a Dios de los hombres
y hablen a los hombres de Dios.


 

Que no tengan miedo al servicio, sirviendo a la Iglesia como Ella quiere ser servida. 

Que sean hombres, testigos del Eterno en nuestro tiempo, caminando por las sendas de la historia con Tu mismo paso y haciendo el bien a todos.

  
Que sean fieles a sus compromisos, celosos de su vocación y de su entrega, claros espejos de la propia  identidad y que vivan con la alegría del don recibido.



Te lo pido por tu Madre Santa María: Ella, que estuvo presente en Tu Vida, estará siempre presente en la vida de tus sacerdotes. Amén





sábado, 27 de febrero de 2016

GUÍA VISUAL PARA LA CONFESIÓN

Guía visual para la confesión

La confesión “made easy”: fácil. Un cartel junto a los confesionarios de la parroquia de Our Lady Queen of Peace (Dublín, Irlanda) explica a los fieles lo sencillo que es confesarse. La iniciativa ha acercado a muchos de nuevo al sacramento.
ÚLTIMAS NOTICIAS
Opus Dei - Guía visual para la confesiónEl cartel que explica cómo recibir el sacramento de la confesión.
Recientemente, el Papa Francisco animó al Prelado del Opus Dei a que se insistiera mucho en difundir el sacramento de la confesión, como recordó Mons. Echevarría en una reciente carta pastoral .
Fr. Fergus O'Connor, párroco de la iglesia de Our Lady Queen of Peace, en Dublín (Irlanda).Fr. Fergus O'Connor, párroco de la iglesia de Our Lady Queen of Peace, en Dublín (Irlanda).

En una parroquia de Dublín (Irlanda) encomendada por la diócesis a sacerdotes de la Prelatura del Opus Dei, han elaborado una guía gráfica para explicar los pasos necesarios para confesarse. La guía incluye algunas preguntas para facilitar el examen de conciencia. La iniciativa ha acercado al sacramento a numerosos fieles. Entrevistamos a Fr. Fergus O'Connor, párroco de Our Lady Queen of Peace .
¿Por qué preparó esta guía? ¿De dónde vino la idea?
En junio de 2012 se celebró un Congreso Eucarístico Internacional en Irlanda, muy cerca de nuestra Parroquia. Con ocasión del congreso, hicimos unas mejoras en la iglesia, y entre otras cosas instalamos cuatro nuevos confesionarios.
Quisimos que fueran lugares agradables, cómodos, silenciosos y donde las personas con problemas de oído pudieran hablar en voz alta con el sacerdote. Un día, hablando con otro sacerdote del Opus Dei, me sugirió hacer un dibujo donde se explicaran los pasos para realizar una buena confesión. A mí me pareció una gran idea.
¿Por qué explicar este sacramento?
Actualmente, hay personas que han perdido o nunca han adquirido la costumbre de confesarse. Este cartel quita parte del miedo a lo desconocido y demuestra lo sencillo que es arrodillarse y pedir perdón a Dios.
¿Qué público lo ha encontrado más útil?
Ha sido especialmente útil para gente joven, de entre 15 y 35 años. Por desgracia, tras la Confirmación muchos olvidan que existe la posibilidad de volver con frecuencia a recibir el abrazo del Señor. Muchos han visto el cartel y se han animado.
Guía visual de la ConfesiónGuía visual de la Confesión
¿La experiencia ha sido positiva?
Sí, claro. Gracias a Dios, no son pocas las personas que acuden a confesarse aOur Lady Queen of Peace . Pienso que diversos factores contribuyen para que las confesiones vayan aumentando cada año: en primer lugar, la disponibilidad. Siempre hay un sacerdote confesando desde 20 minutos antes de la Misa, hasta que ésta termina. Los sábados, el confesor está allí durante varias horas.
Examen de conciencia en el reverso del cartel.Examen de conciencia en el reverso del cartel.

Poco a poco, se ha ido extendiendo la voz de que si uno se quiere confesar, siempre hay un sacerdote disponible en Our Lady Queen of Peace. Muchos se han animado al ver cómo otras personas salían felices de la confesión.
Y por supuesto, cuando el Espíritu Santo ha metido en el alma de una persona el deseo de volver a Dios y recibir el perdón de los pecados, para encontrar la alegría de la unión con Cristo. Ver un cartel que te dice simplemente cómo lograrlo es una ayuda definitiva.
Junto con estos carteles, en la página web de la parroquia tenemos también varios recursos para ayudar a la gente a buscar la reconciliación con el Señor. Varias personas nos han encontrado simplemente buscando en Google “Confesión Dublín". El buscador les ofrecía nuestra página con el cartel y con diversos textos del Papa Francisco y de Benedicto XVI sobre este sacramento. Asimismo, encuentran un examen de conciencia con preguntas , que ayuda a prepararse interiormente.
Hay diferentes modelos con preguntas para hacer examen de conciencia y revisar las propias faltas. ¿Por qué?
La “talla única" no funciona. Así que tenemos tres diferentes modelos de examen de conciencia: para adultos, para adolescentes y para niños.
El examen para niños tiene preguntas cortas y sencillas, formuladas en un lenguaje que ellos entienden; las cuestiones para adolescentes aborda más temas, también adaptándose a su periodo vital; y lo mismo con los adultos. Estos exámenes ayudan a los penitentes, jóvenes o ancianos, a repasar las diferentes áreas de sus vidas en las que pueden haber ofendido Dios y habercausado un daño a los demás o a sí mismos. Lo más importante, sin embargo, es la contrición: un dolor de amor que nos abre, en la Iglesia, al perdón de un Dios tierno y misericordioso.
Autores: Pablo Ramírez (www.sinpalabras.es) y Jesús Gil.

http://opusdei.es/es-es/article/guia-visual-para-la-confesion/
Los carteles y las hojas con los exámenes para la Confesión, en alta calidad, pueden descargarse en inglés y en otros idiomas.

    viernes, 26 de febrero de 2016

    MISERICORDIA CON TODOS, TAMBIÉN CON LOS EMBRIONES

    25/02/2016

    Nueva Carta Pastoral de Mons. Reig Pla: «Misericordia con todos, también con los embriones»


    El Obispo de Alcalá de Henares, Mons. Juan Antonio Reig Pla, ha publicado una nueva carta pastoral bajo el título«Misericordia con todos, también con los embriones».
    Esta carta pastoral se inscribe en el corazón de la Cuaresma, en el contexto del Año Jubilar de la Misericordia y teniendo como horizonte la Jornada por la Vida que se celebrará el próximo mes de abril.
    Al inicio de su carta, el Obispo de Alcalá de Henares recuerda que sus consideraciones «se hacen desde el respeto a todas las personas, proponiendo la verdad, de la que es testigo la Iglesia Católica, desde la misericordia y el amor».
    Mons. Reig toma ocasión de una noticia publicada el pasado día 2 de febrero en la que se anunciaba que la “Autoridad de Embriología y Fertilización Humana” (HFEA) del Reino Unido ha aprobado una solicitud del equipo de investigación que dirige la Dra. Kathy Niakan del “Instituto Francis Crick” para renovar la licencia de la investigación de su laboratorio en la que se incluye la “edición de genes” en embriones humanos, es decir, la manipulación genética de embriones humanos.
    La carta consta de diez puntos. En el primero apartado se afirma que «los embriones también merecen misericordia, son los primeros peregrinos indefensos cuya dignidad personal inalienable reclama que sean llamados a la existencia como consecuencia directa del abrazo conyugalPor ello, también es aplicable aquí la obra de misericordia “dar posada al peregrino”. Esta posada no es otra que el vientre de la madre». Y en referencia a la fecundación in vitro, Mons. Reig se pregunta: ¿quién piensa en los millones de embriones de todo el mundo convocados a la existencia engulags de laboratorio y hacinados en campos de congelación a los que se les han cerrado las puertas de sus familias y de la sociedad?; y afirma «las placas de cultivo - donde se produce la fecundación - y los tanques de nitrógeno líquido - donde son confinados los embriones - son también periferias existenciales».
    En los apartados dos y tres Mons. Reig explica algunos detalles de la autorización que se ha aprobado en el Reino Unido para manipular genéticamente embriones y ofrece algunos textos del Magisterio de la Iglesia Católica sobre la experimentación con seres humanos, también en estado embrionario.
    En los puntos cuatro y cinco recorre algunos casos conocidos de experimentación ilícita con seres humanos. En el apartado seis Mons. Reig resume, a la luz de la antropología adecuada y de la revelación, qué tienen en común todos los seres humanos.
    En el apartado siete el Obispo expone algunos ejemplos de leyes españolas en la que se conculcan los derechos más elementales de los seres humanos en estado embrionario: el derecho a ser concebido como consecuencia del abrazo conyugal entre legítimos esposos, el derecho a la vida, el derecho a tener un padre y una madre conocidos, etc.
    En el apartado ocho Mons. Reig explica que «el Papa Benedicto XVI afirmaba que “el libro de la naturaleza es uno e indivisible”; el Papa Francisco desarrolla el mismo concepto en Laudato Si’ con la expresión «ecología integral», lo mismo hizo el Papa San Juan Pablo II al hablar de la “ecología humana” en Centesimus annus. Sin embargo, todos tendemos a mirar la realidad atomizadamente - y así se procura que suceda desde el poder -, como si unas cosas no tuvieran relación con otras, como si todo fuera casual, como si el mal no estuviese organizado». «Que nadie se engañe, lo que contemplan nuestros ojos no es más que una de las muchas piezas del puzle de la estructura esclavista y de muerte que se está construyendo a nivel mundial. Injusticia social (con la síntesis del marxismo y el liberalismo), ecología idolátrica y fragmentada, anticoncepción, esterilización, aborto, “amor romántico”, divorcio, “amor libre”, técnicas de reproducción asistida, ‘pornificación’ de las relaciones personales y de la cultura, sexualidad sin verdad, usurpación deliberada de la filiación natural de los niños, manipulación hormonal / amputación y extirpación de órganos sanos / reasignación de la identidad personal (promovida sistemáticamente en los medios), eutanasia y suicidio asistido, manipulación de embriones, realidad virtual sustitutiva, etc., son solo una parte de los escalones, programados, científica y sistemáticamente, en orden a la de-construcción de la “identidad-misión”, querida por Dios para el ser humano: en su unidad sustancial cuerpo-espíritu, en la diferencia varón-mujer, en la llamada a la comunión con el prójimo y en la vocación a adorar y amar, sobre todas las cosas, a la Santísima Trinidad».
    Continua el obispo explicando que estamos ante «un ataque planificado, científica y sistemáticamente, contra el orden de la creación y de la redención» en el que los poderosos aplastan a los débiles; «la arquitectura jurídica de muchos Estados - referida a la vida, al matrimonio y a la familia - se ha constituido en una gigantesca «estructura de pecado» (Cf. San Juan Pablo II, Encíclicas Sollicitudo rei socialis, 36-40 y Evangelium vitae, 24); lo mismo ha sucedido con buena parte de las instituciones internacionales, los partidos políticos y sindicatos mayoritarios y gran parte de los medios de comunicación, las ONG y las grandes empresas multinacionales». El nuevo objetivo que se pretende, explica el obispo, es el transhumanismo, el posthumanismo. Dice el obispo: «tras las fases previas de de-construcción de la familia, del matrimonio y del sujeto humano, el objetivo de los poderosos es, ahora, el transhumanismo, es decir, “producir”, a medio plazo, un nuevo ser post-humano: mejorándolo genéticamente, incorporándole tecnología (loscyborg) y, por último, intentando “volcar” su conciencia en ordenadores. Se trata del sueño quimérico de la inmortalidad y de la superación de las barreras espacio-temporales propias de los que serán considerados “misérrimos seres humanos biológicos sin mejorar”». El Obispo de Alcalá de Henares explica aquí que «la ideología global subyacente, que está siendo sutilmente promovida en todo este proceso, es lo que se ha venido a llamar tecno-nihilismo, hija natural de la dictadura del relativismo»; «la naturaleza humana se torna así en un simple instrumento bioeconómico al servicio del tecnocapitalismo. La cuestión es clara: para maximizar el enriquecimiento de los poderosos y alcanzar sus fines (post-humanismo) la lógica de producción-consumo no debe tener límite moral alguno».
    En el apartado nueve Mons. Reig ofrece una palabra de amor y esperanza a otras posibles víctimas de la industria-mercado de la reproducción asistida: los hijos nacidos por estos métodos, los padres, las mujeres a las que se “alquila su vientre”, los jóvenes a los que se convence para que “donen” sus óvulos o espermatozoides y los profesionales de la medicina. Mons. Reig recuerda «que la acción inicua que cometen todos los que cooperan en la fecundación in vitrono afecta a la dignidad inalienable del niño así concebido, que es siempre una criatura amada de Dios, totalmente inocente del atentado cometido por otros contra la ley natural y la Ley de Divina»; al mismo tiempo el obispo propone a todos los que hayan podido errar en esta materia el aceite de la misericordia derramada por Dios a través del Sacramento de la Reconciliación.
    Para terminar, Mons, Reig recuerda que «Jesucristo es el verdadero portador de esperanza», por lo que es necesario trabajar (oración y milicia) por «por el Reinado Social de Cristo», al tiempo que nos ponemos en manos de la Santísima Virgen María, Madre de la Vida. Sabemos que «la esperanza no defrauda» (Rm 5, 5), concluye. La carta pastoral puede encontrarse en: www.obispadoalcala.org


    Índice
    1. Introducción: los embriones son los primeros peregrinos que llaman a nuestra puerta
    2. Un nuevo atentado contra la vida humana
    3. Algunos apuntes sobre el Magisterio de la Iglesia referido a la experimentación con seres humanos, también en estado embrionario
    4. Algo de historia sobre los experimentos ilícitos con seres humanos
    4.1. Algunos de los casos más conocidos
    4.2. Todos encontraron una justificación
    5. El caso que nos ocupa: experimentación con embriones humanos
    6. Afro-americanos, judíos, chinos, guatemaltecos, niños con discapacidad, ancianos y embriones ¿Algo en común?
    7. Situación en España: algunos ejemplos
    7.1. La Ley 14/2006, de 26 de mayo, sobre técnicas de reproducción humana asistida
    7.2. La Ley 14/2007, de 3 de julio, de Investigación biomédica
    8. «Seréis como Dios» (Gn 3, 5)
    8.1. Un ataque planificado, científica y sistemáticamente, contra el orden de la creación y de la redención
    8.2. El nuevo objetivo que se pretende: transhumanismo y posthumanismo
    8.3. El dominio de los poderosos sobre los débiles: el tecno-nihilismo como herramienta ideológica global
    9. Una palabra de amor y de esperanza a otras posibles víctimas
    9.1 Pro-creación no es lo mismo que reproducción, ahora “re-nombrada” por la industria como “fertilidad moderna”
    9.2. Los hijos nacidos por reproducción asistida
    9.3. Varón y mujer. El deseo de paternidad y de maternidad utilizado por la industria para hacer negocio
    9.4. Las mujeres empobrecidas en edad núbil. “Alquiler de vientres”
    9.5. Los jóvenes manipulados. Los gametos (óvulos y espermatozoides), como las gónadas (ovarios y testículos) “hablan” de modo muy particular de la persona, afectan a la generación y, por ello, no es lícito donarlos
    9.6. El personal sanitario
    9.7. El Sacramento de la Reconciliación
    10. «La esperanza no defrauda» (Rm 5, 5)
    10.1. Jesucristo es el verdadero portador de esperanza
    10.2. Por el Reinado Social de Cristo: oración y milicia
    10.3. María, Madre de la Vida
    --------------
     + Info:

    viernes, 12 de febrero de 2016

    LA ORACIÓN, LUZ DEL ALMA.


    La oración es luz del alma
    San Juan Crisóstomo
    (Suplemento, Homilía 6 sobre la oración: PG 64,462-466)
    El sumo bien está en la plegaria y en el diálogo con Dios, porque equivale a una íntima unión con Dios: y así como los ojos del cuerpo se iluminan cuando contemplan la luz, así también el alma dirigida hacia Dios se ilumina con su inefable luz. Una plegaria, por supuesto, que no sea de rutina, sino hecha de corazón; que no esté limitada a un tiempo concreto o a unas horas determinadas, sino que se prolongue día y noche sin interrupción.
    Conviene, en efecto, que elevemos la mente a Dios no sólo cuando nos dedicamos expresamente a la oración, sino también cuando atendemos a otras ocupaciones, como el cuidado de los pobres o las útiles tareas de la munificencia, en todas las cuales debemos mezclar el anhelo y el recuerdo de Dios, de tal manera que todas nuestras obras, como si estuvieran condimentadas con la sal del amor de Dios, se conviertan en un alimento dulcísimo para el Señor. Pero sólo podremos disfrutar perpetuamente de la abundancia que de Dios brota, si le dedicamos mucho tiempo.
    La oración es la luz del alma, el verdadero conocimiento de Dios, la mediadora entre Dios y los hombres. Hace que el alma se eleve hasta el cielo, que abrace a Dios con inefables abrazos apeteciendo, igual que el niño que llora y llama a su madre, la divina leche: expone sus propios deseos y recibe dones mejores que toda la naturaleza visible.
    Pues la oración se presenta ante Dios como venerable intermediaria, ensancha el alma y tranquiliza su afectividad. Y me estoy refiriendo a la oración de verdad, no a las simples palabras. La oración es un deseo de Dios, una inefable piedad, no otorgada por los hombres, sino concedida por la gracia divina, de la que también dice el Apóstol: Nosotros no sabemos pedir lo que nos conviene, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos inefables
    El don de semejante súplica, cuando Dios lo otorga a alguien, es una riqueza inagotable y un alimento celestial que satura el alma; quien lo saborea se enciende en un deseo indeficiente del Señor, como en un fuego ardiente que inflama su alma.
    Cuando quieras reconstruir en ti aquella morada que Dios se edificó en el primer hombre, adórnate con la modestia y la humildad, hazte resplandeciente con la luz de la justicia; adorna tu ser con buenas obras, como con oro acrisolado, y embellécelo con la fe y la grandeza de alma, a manera de muros y piedras; y por encima de todo, como quien pone la cúspide para coronar un edificio, coloca la oración, a fin de preparar a Dios una casa perfecta, y poderle recibir como si fuera una mansión regia y espléndida, ya que, por su gracia, es como si poseyeras su misma imagen colocada en el templo del alma.