SAN AGUSTIN

¿Cómo aprender Humildad? ¡Sólo con humillaciones!
(Beata Teresa de Calcuta)

...Llenaos primero vosotros mismos; sólo así podréis dar a los demás. (San Agustín)

Dios no pretende de mí que tenga éxito. Sólo me exige que le sea fiel.
(Beata Teresa de Calcuta)

GOTA

... lo que hacemos es tan solo una gota en el mar, pero el mar sería menos si le faltara esa gota.
(Beata Teresa de Calcuta)

Contento, Señor, Contento (San Alberto Hurtado)

...y ESO ES LA SANTIDAD, DEJAR QUE EL SEÑOR ESCRIBA NUESTRA HISTORIA... (Papa Francisco)

«No ser, no querer ser; pisotear el yo, enterrarlo si posible fuera...».
(Santa Ángela de la Cruz)

Reconoce cristiano, tu dignidad, que el Hijo de Dios se vino del Cielo, por salvar tu alma. (San León Magno)

jueves, 8 de diciembre de 2011

MADRE INMACULADA




                                            Gracias María por haber aceptado la
                                           Maternidad del Hijo de Dios.
                                             Gracias por tu valentía,
                                       por tu disposición a servir a Dios.
                                       Gracias María, por tu sí a Dios,
                                        que nos procuró la Salvación,
                                   frente al pensamiento de tu tiempo.
                                         Gracias elevamos a Dios,
                                                  por haberte escogido,
                                           por el Regalo que nos ha dado,
                                           desde el principio del principio,
                                            Gracias por tu Humildad,
                                                a imitar por todos.
                                               Por tu Maternidad ,
                                           y cuidado del Hijo de Dios.
                                              Gracias por tu sufrimiento,
                                                      y dolor en el Calvario.
                                       Acompáñanos, Madre,
                                       en nuestros personales calvarios,
                              para mayor aceptación y gloria de Dios,
                           Tómanos de tu mano en las tribulaciones,
                            Y ruega siempre a tu Hijo por nosotros,
                                         imperfectos y pecadores,
                                         soberbios y mundanos,
                                   impuros y dignos de lástima.
                             No nos dejes, Madre, en nuestro dolor.
                                 Sana con tus lágrimas de Amor,
                                     a cada uno de nosotros
                                  y acude en nuestro socorro,
                                       Santa Mujer Valiente,
                                              Virgen Fiel, 
                                            Madre de Dios,
                                           Reina del Cielo,
                                     Inmaculada Concepción.

                                                        Amén

                                               
                                             




video


1 comentario: