SAN AGUSTIN

¿Cómo aprender Humildad? ¡Sólo con humillaciones!
(Beata Teresa de Calcuta)

...Llenaos primero vosotros mismos; sólo así podréis dar a los demás. (San Agustín)

Dios no pretende de mí que tenga éxito. Sólo me exige que le sea fiel.
(Beata Teresa de Calcuta)

GOTA

... lo que hacemos es tan solo una gota en el mar, pero el mar sería menos si le faltara esa gota.
(Beata Teresa de Calcuta)

Contento, Señor, Contento (San Alberto Hurtado)

...y ESO ES LA SANTIDAD, DEJAR QUE EL SEÑOR ESCRIBA NUESTRA HISTORIA... (Papa Francisco)

«No ser, no querer ser; pisotear el yo, enterrarlo si posible fuera...».
(Santa Ángela de la Cruz)

Reconoce cristiano, tu dignidad, que el Hijo de Dios se vino del Cielo, por salvar tu alma. (San León Magno)

sábado, 29 de octubre de 2011

UN REGALO DE NUESTRO SEÑOR

Retiro 25.10.11


Una tarde espectacular.

Como todos los meses tuvimos nuestro Retiro Mensual.
Somos pocos, y muy unidos, gracias a la Voluntad de Dios.
Nuestro Director Espiritual nos habló de la grandeza de nuestra Vocación y poco a poco nos explicó, cada una de las frases, de la Fórmula con la que realizamos Nuestros Votos de Pobreza, Castidad Conyugal, Obediencia y Servicio desinteresado y gratuito a los más Pobres de entre los Pobres.
De la meditación detenida de cada frase, comenzado con la Invocación Trinitaria y el sentido Teológico de la misma, nos encaminábamos con unas pocas palabras, hacia la profunda realidad, de la que la Beata Teresa de Calcuta había sido depositaria: Saciar la Sed de Jesús de Amor y Almas, a través del servicio a los necesitados no solo de alimento material, sino también del alimento espiritual.

Nos recordaba las palabras de S.S. Benedicto XVI sobre la Santidad, que pronunció en la plaza de San Pedro, el 13 de Abril de 2011: …Seguir a los Santos es seguir a Cristo…

“. La santidad, la plenitud de la vida cristiana no consiste en el realizar empresas extraordinarias, sino en la unión con Cristo, en el vivir sus misterios, en el hacer nuestras sus actitudes, sus pensamientos, sus comportamientos. La medida de la santidad vienen dada por la altura de la santidad que Cristo alcanza en nosotros, de cuanto, con la fuerza del Espíritu Santo, modelamos toda nuestra vida sobre la suya. Es el conformarnos a Jesús, como afirma san Pablo: “En efecto, a los que Dios conoció de antemano, los predestinó a reproducir la imagen de su Hijo” (Rm 8,29). Y san Agustín exclama: “Viva será mi vida llena de Ti (Confesiones, 10,28). El Concilio Vaticano II, en la Constitución sobre la Iglesia, habla con claridad de la llamada universal a la santidad, afirmando que nadie está excluido: “Una misma es la santidad que cultivan, en los múltiples géneros de vida y ocupaciones, todos los que son guiados por el Espíritu de Dios …siguen a Cristo pobre, humilde y cargado con la cruz, a fin de merecer ser hechos partícipes de su gloria” (nº41).”

Después de la Charla de Formación, llegó el momento de la Exposición del Santísimo. Callado ante nosotros, manifestando su Humildad en la Custodia, y a la vez Elocuente y Dispuesto a recibir nuestra Oración , Alabanza y Acción de Gracias, a pesar de nuestras faltas.


Dios estaba allí Presente, escuchándonos, en el silencio de la tarde, que se interrumpió al comenzar nuestro Director Espiritual, el Rezo del Santo Rosario ante Él.
Misterios Dolorosos ofrecidos a Nuestro Señor por distintas y necesarias intenciones, que sembraban de Avemarías cada uno de los espacios de la Iglesia.

Finalizado el Santo Rosario, recibimos la Bendición con el Santísimo, mientras el incienso subía con nuestras oraciones en actitud de Adoración.
Celebramos luego la Santa Misa, con la excelente Homilía en la que se recordó a San Juan Stone, Mártir y a la Beata Teresa de Calcuta.
Al final recitamos las Oraciones de Acción de Gracias, que siempre después de la Santa Misa se rezan en cada casa de la Familia de Misioneras y Misioneros de la Caridad de la B. Teresa de Calcuta.

Es nuestra obligación sincera, agradecer a Dios y a su Madre las enseñanzas y ejemplo de nuestro Director Espiritual , al acercarnos en cada Retiro, a la Espiritualidad de Madre Teresa y al guiarnos en la Liturgia Celebrada, hacia nuestro mayor crecimiento personal , como católicos e hijos obedientes a la Santa Madre Iglesia, para servir a los demás.
Nos faltará tiempo, para agradecer la dedicación que nuestro Director Espiritual nos concede a los Laicos Misioneros de la Caridad de Málaga, de la Familia de la Beata Teresa de Calcuta.
Recemos

No hay comentarios:

Publicar un comentario