SAN AGUSTIN

¿Cómo aprender Humildad? ¡Sólo con humillaciones!
(Beata Teresa de Calcuta)

...Llenaos primero vosotros mismos; sólo así podréis dar a los demás. (San Agustín)

Dios no pretende de mí que tenga éxito. Sólo me exige que le sea fiel.
(Beata Teresa de Calcuta)

GOTA

... lo que hacemos es tan solo una gota en el mar, pero el mar sería menos si le faltara esa gota.
(Beata Teresa de Calcuta)

Contento, Señor, Contento (San Alberto Hurtado)

...y ESO ES LA SANTIDAD, DEJAR QUE EL SEÑOR ESCRIBA NUESTRA HISTORIA... (Papa Francisco)

«No ser, no querer ser; pisotear el yo, enterrarlo si posible fuera...».
(Santa Ángela de la Cruz)

Reconoce cristiano, tu dignidad, que el Hijo de Dios se vino del Cielo, por salvar tu alma. (San León Magno)

viernes, 3 de junio de 2016

ORACIÓN POR TODOS LOS SACERDOTES

ORACIÓN POR TODOS LOS SACERDOTES




Oh Jesús!
Te ruego por todos tus sacerdotes.

Te ruego por tus fieles y fervorosos sacerdotes,
por tus sacerdotes tibios e infieles,

 por tus sacerdotes que trabajan cerca o en lejanas misiones,

por tus sacerdotes que sufren tentación, soledad o desolación, por los que se han secularizado y abandonaron el ejercicio del ministerio sacerdotal, por los que han sido suspendidos o expulsados del Ordo Sacerdotalis

por tus sacerdotes tocados por la ignorancia, por los que viven su ministerio, con falta de Fe, Esperanza o Caridad,

 por tus jóvenes sacerdotes, por tus sacerdotes ancianos,

 por tus sacerdotes enfermos, por tus sacerdotes agonizantes,

por los que padecen en el purgatorio.


 Te encomiendo a los sacerdotes
que me son especialmente estimados:

 Al sacerdote que me bautizó.
A los que me absolvieron y absuelven mis pecados, mostrando la Misericordia y Paciencia infinitas del Señor.
 A los sacerdotes a cuyas Misas he asistido y asisto, ofreciéndome  tu  Cuerpo y Sangre en la Sagrada Comunión.

A los sacerdotes que me enseñaron e instruyen en la Fe y en la Doctrina de la Santa Madre Iglesia,
a los sacerdotes que me alentaron y aconsejaron servir al Señor, para realizar su Voluntad, en su primera llamada,
y a los que me facilitaron recibir los Sacramentos de la Confirmación y del Matrimonio.

 Te ruego, Señor, por todos los sacerdotes,
en especial por aquellos a  los que me liga una deuda de  gratitud, que siempre será impagable.

Especialmente rezaré por los seminaristas, novicios y por todos los elegidos y llamados por el Señor, para servirle en la Iglesia, y que se encuentran en los distintos centros de formación del mundo.

Igualmente te presento mis oraciones, Señor, por los sacerdotes apresados o encarcelados, ocultos por falta de libertad religiosa,  por los que sufren, por los despreciados y por los abandonados, por los que sienten miedo o tristeza,
 por aquéllos por  los que nadie reza,
por los que son maltratados y agredidos, martirizados.

Por los que omiten o descuidan sus funciones y no obedecen la Doctrina de la Iglesia, por los que se sienten superiores y han olvidado la grandiosa humildad de su ministerio, siempre al servicio de los demás y por aquellos en posible situación de pecado.                                                                                                                                                                                    
                                      
Imprescindible rezar, Señor,
 por los sacerdotes que son fieles, cumplen sus Votos o Promesas y buscan la Santidad,
son Servidores, arriesgan y entregan su vida por los demás, están Felices y Alegres por haber sido elegidos por Dios, y le alaban en los Sacramentos, fomentando la Piedad, que la Iglesia y los Santos han propuesto desde siempre a todos los fieles.
Recibe Señor, mi oración, por las santas actividades pastorales de todos los sacerdotes, por el ejercicio de su ministerio sacerdotal en comunión con la Iglesia y por su sufrimiento y fidelidad en los momentos de dificultad.


Te ruego, Señor, por todos tus sacerdotes.
Ayúdanos para servirles siempre que lo necesiten, colaborando en sus trabajos y actividades, acompañando también en momentos difíciles, facilitando así el ejercicio de su ministerio.

¡Oh Jesús, guárdalos a  todos junto a tu Corazón y concédeles   abundantes bendiciones en el tiempo y en la eternidad!
Que, María, Madre de los Sacerdotes, les cuide siempre.



  Amén.           Recemos     (29.11.15)
 -----------------------------------------------------------------                                                      --------------------------------------------------------                      

Oración por las Vocaciones

Tú que llamaste a tus discípulos a cualquier hora del día sin importar su edad, ni su procedencia, sigue hoy fortaleciendo a tu viña con muchos y santos apóstoles que quieran consagrar su vida en el ministerio sacerdotal.
Envía obreros a tu mies para alimentar con tu Palabra y tu Pan que da la Vida Eterna, a las diócesis más necesitadas de tus ministros.
Que Santa María interceda por aquellos que, imitándola, respondan a la elección del Señor, haciendo cada vez más presente el Reino de los Cielos. Amén.
*************************************************************************************


                                                        
                        Señor Jesús  presente en el Santísimo Sacramento,
que quisiste perpetuarte entre nosotros por medio de tus Sacerdotes, concédenos Sacerdotes santos.
Haz que sus palabras sean sólo las tuyas,
que sus gestos sean los tuyos,
que su vida sea fiel reflejo de la tuya.
Que ellos sean los hombres que hablen a Dios de los hombres
y hablen a los hombres de Dios.

Que no tengan miedo al servicio, sirviendo a la Iglesia como Ella quiere ser servida. Que sean hombres, testigos del Eterno en nuestro tiempo, caminando por las sendas de la historia con Tu mismo paso y haciendo el bien a todos.



Que sean fieles a sus compromisos, celosos de su vocación y de su entrega, claros espejos de la propia  identidad y que vivan con la alegría del don recibido.

Te lo pido por tu Madre Santa María: Ella, que estuvo presente en Tu Vida, estará siempre presente en la vida de tus sacerdotes. Amén


No hay comentarios:

Publicar un comentario